Comunicado a la opinión pública

Comunicado a la opinión pública

Bogotá, noviembre 15 de 2019. La Federación Colombiana de Municipios, le informa a la opinión pública que los alcaldes y alcaldesas del país en cumplimiento de sus deberes constitucionales y legales, y como primeras autoridades de policía en su municipio, se encuentran preparados para permitir el libre ejercicio de la movilización social pacífica como derecho constitucional que tienen los colombianos para expresar sus aspiraciones o inconformidades.

En este sentido, respaldamos al Presidente de la República en su reconocimiento de este derecho constitucional de los ciudadanos y en el llamado a que estas manifestaciones sean pacíficas; así como, nuestro apoyo en el ejercicio con firmeza de los controles necesarios sobre las personas que en medio del desarrollo de las marchas propuestas, tengan ánimo de destruir los bienes públicos, la propiedad privada y la infraestructura de transporte de todos los colombianos.

Convocamos a los promotores y organizadores de las marchas para que sobre argumentos serios y veraces convoquen a sus seguidores; que busquen los mecanismos necesarios para impedir que las movilizaciones sean infiltradas y se conviertan en escenario de actos de vandalismo o terrorismo causados por enemigos de la democracia; así mismo, conminamos a los organismos de inteligencia, la Policía Nacional y demás autoridades competentes a identificar  y judicializar a los promotores de estos actos. El 21 de noviembre debe primar el pacifismo y el respeto de los derechos de los colombianos en todas las movilizaciones del país.

Solicitamos a los mandatarios locales que, al ejercer la facultad legal de autorizar las marchas, estas se den por lugares donde causen menos afectación y traumatismos a los ciudadanos, la infraestructura de transporte, los edificios públicos y el comercio. Esto debido a que en diversos mensajes difundidos en redes sociales y de mensajería instantánea, se ha advertido que en estas marchas van a haber personas interesadas únicamente en generar caos, destrucción y daños que afectan a todos los colombianos con el ánimo de desestabilizar la institucionalidad del país y la férrea democracia con la que regimos nuestros destinos.