Boletín Jurídico Municipal, noviembre 18,2016

Boletín Jurídico Municipal, noviembre 18,2016

El Ministerio de Salud y Protección Social brindó directrices para la vigilancia intensificada, la prevención y la atención de las lesiones ocasionadas por la pólvora.

Directrices Sobre el Uso de la Pólvora

El Ministerio de Salud y Protección Social, a través de la Circular No. 047 de 2016 dirigida a Gobernadores y Alcaldes entre otros, brindó directrices para la vigilancia intensificada, la prevención y la atención de las lesiones ocasionadas por la fabricación, almacenamiento, transporte, comercialización, manipulación y uso inadecuado de la pólvora, en la temporada del 1° de diciembre de 2016 al 14 de enero de 2017; el objetivo es reducir la ocurrencia de eventos en salud por el uso inadecuado de la pólvora en la temporada navideña en todo el territorio nacional y para garantizar la preparación y efectiva respuesta del sector salud y protección ante dichos eventos: “Los Alcaldes deben regular, vigilar y controlar la fabricación, almacenamiento, transporte, comercialización, manipulación y uso de la pólvora con base en lo dispuesto en la Ley 670 de 2001 y en el ejercicio de las actividades de inspección, vigilancia y control, para lo cual se trabajará de manera articulada con la Policía Nacional y Bomberos. (…) Los Gobernadores y los Alcaldes deben activar los comités intersectoriales para la vigilancia y respuesta a eventos con pólvora y los Consejos Regionales y Municipales de Gestión del Riesgo a fin de implementar las acciones para prevención, control y manejo de las lesiones por pólvora con base en lo dispuesto en la Ley 1523 de 2012. (…)”

Prestación Directa del Servicio de Vigilancia​

La Superintendencia de Vigilancia y Seguridad Privada, a través de la Circular No. 625 de 2016, dirigida a Alcaldes y Gobernadores, entre otros, se refirió a la ilegalidad en la prestación directa del servicio de vigilancia, e indicó:
“(…) ninguna entidad del Estado podrá prestar de manera directa servicios de seguridad privada sin estar autorizada para ello por la Superintendencia de Vigilancia y Seguridad Privada a través de un permiso de estado previamente expedido; está especialmente prohibido vincular mediante contrato de trabajo, prestación de servicio de apoyo a la gestión, convenios de asociatividad con entidades sin ánimo de lucro u otras similares, servicio de conserjes, vigilantes, logística, conductor-escolta, escolta, portero, o similares, con o sin armas, cualquiera sea el medio o modalidades, cuyo fin se enmarque dentro de las actividades propias de la vigilancia y la seguridad privada lo cual constituye prestación ilegal del servicio; se puede ocasionar sanciones administrativas a la entidad y responsabilidad disciplinaria a quien permita este tipo de situaciones.”